Páginas

miércoles, 11 de julio de 2012

Capítulo 27. La oración de las trece palabras


Para obtener toda clase de protecciones y beneficio
Gustoso atiendo la obligante solicitud de algunos de quienes siguen la audiencia desde la barra, de recitarles la oración de las trece palabras:

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime la una,
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las dos,
las dos, las dos tablas de Moisés
la una la casa santa de Jerusalén
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amen.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las tres,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés
la una la casa santa de Jerusalén
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las cuatro,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés,
la una la casa santa de Jerusalén
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las cinco,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés,
la una la casa santa de Jerusalén
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las seis,
las seis son las seis candelas
que ardieron el Galilea,
las cinco, las cinco llagas de Nuestro
Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las siete,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las ocho,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las nueve,
los nueve, los nueve meses,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las diez,
los diez, los diez mandamientos,
los nueve, los nueve meses,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas de Nuestro
Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las once,
las once, las once mil vírgenes,
los diez, los diez mudamientos,
los nueve, los nueve meses,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las doce,
las doce, los doce apóstoles
las once, las once mil vírgenes,
los diez, los diez mudamientos,
los nueve, los nueve meses,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Hombre bueno de las trece palabras
tornadas al mundo dime las trece,
los trece, los trece reyes,
los doce, los doce apóstoles
las once, las once mil vírgenes,
los diez, los diez mudamientos,
los nueve, los nueve meses,
los ocho, los ocho coros,
los siete, los siete velos,
las seis, son las seis candelas
que ardieron en Galilea,
las cinco, las cinco llagas
de Nuestro Señor Jesucristo,
los cuatro, los cuatro evangelios,
las tres, las tres Marías,
las dos, las dos tablas de Moisés.
la una la casa santa de Jerusalén,
donde padeció y murió Cristo
por darnos la gloria amén.

Revienta, revienta Judas,
por todas tus coyunturas,
al infierno Satanás,
ante vete y no “volvas.”
(se repite dos veces)

Les hago una advertencia: no se trata de leerla, hay que recitarla de memoria, sin la más leve equivocación  y con fe profunda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada